Blog

Descubre todo sobre la parrillada marinera

La parrillada marinera, una gran opción para los amantes de la comida de costa

Publicado el

Cuando hablamos de comida de mar siempre pensamos en pescados típicos, como la merluza, la lubina o el salmón, o en el marisco. Pero lo cierto es que hay muchas recetas que utilizan productos de mar que pueden ser una gran alternativa si se preparan de manera adecuada y con ingredientes de calidad. Uno de estos ejemplos es la parrillada marinera, que puede estar compuesta de varios componentes diferentes, como gambas, calamares, pulpo, etc.

Preparar alimentos a la parrilla suele ser éxito asegurado, pero es poco frecuente ver brasas con alimentos de mar. Antes de preparar una parrillada marinera, hay que tener en cuenta que cuanto más fresco sea el producto, mucho mejor va a ser el sabor y la textura de la misma. Hay varios productos de costa que se adaptan bien al fuego de las brasas, como las langostas, langostinos y camarones.

 

Tiempos de cocción en una parrillada marinera

Preparar bien el aliño para la parrillada es importantísimo si se quiere obtener un resultado satisfactorio. Gracias a él, se podrán cocinar los diferentes productos marinos hasta conseguir una mezcla de sabores única y que no dejará indiferente a ningún comensal.

En cuanto a los tiempos de cocción, cada producto, lógicamente, va a tener su duración de cocción idónea. Si hablamos de pescados como el atún o el salmón, hay que tener en cuenta que éstos resisten bastante bien a las brasas, por lo que tendrán un tiempo de cocción mayor. Los camarones, sin embargo, bastará con tenerlos poco más de un minuto, mientras que la langosta (cocida previamente) deberá dejarse 3 minutos aproximadamente.

Si se quieren añadir también almejas o conchas varias, lo suyo es dejarlas en las brasas hasta que se abran. El pulpo, por su parte, es fundamental que se haya cocido con anterioridad, ya que si no quedará demasiado duro. Si se quieren añadir otros ingredientes, habrá que considerar los tiempos de cocción de cada uno.

Así, se conseguirá una amalgama de sensaciones con un sabor inmejorable ¡Y todo esto mucho mejor si se acompaña con un buen vino blanco!