Blog

Ferias gastronómicas y sus cualidades

Publicado el

Los congresos gastronómicos tienen un propósito claro, buscan mejorar la opinión y conocimientos de la comunidad y hacer que la gastronomía sea vista desde una perspectiva adecuada. Dicha perspectiva incluye mostrar una verdad básica de la gastronomía, comer es algo más que simplemente suplir una necesidad innata, pues al comer y al beber también puede sentirse placer.

Y en estos congresos precisamente se busca innovar en este cometido, pues todo lo expuesto debería tener como meta el mejorar la las ya efectivas maneras de presentar platos, bebidas y otras elementos que se incluyen en la gastronomía. Sin embargo las ferias gastronómicas en España han pasado por momentos en los que no todo parece ser positivo, ¿Por qué?

La monotonía

Las exposiciones son elementos necesarios en un congreso, pero eso no significa que deban ser rutinarias y aburridas. Por desgracia esto está ocurriendo, pues a veces se incluyen largas charlas de acciones que se muestran como un descubrimiento, como una maravilla culinaria perdida, y al final solo son una experiencia que, según el ego del orador; es digna de elogios y atención.

Lo mismo ocurre con el mercadeo pues está bien fomentarlo, pero hay que darle su lugar. Abarcar mucho tiempo a hablar de algo o alguien que no aportara beneficio practico a los asistentes ni genera verdadero interés es en realidad generar monotonía. El poner sobre la mesa los factores Contenido culinario vs Información innecesaria, permitirá definir que material aportara calidad al congreso.

Una luz de esperanza

A pesar de lo comentado, existe algo en todos los congresos que siempre es apreciado y esperado, la exposición de innovaciones en productos y utensilios. El interés de los asistentes por elementos útiles y que permitan una mejor labor siempre está latente, por ello es necesario satisfacer esta necesidad con material de calidad.

Claro, este no debe ser el punto principal, pero ya que usualmente se salvan los errores con estas secciones, se debe aprender de ellas al seleccionar el material general del congreso. Cuando se tiene la oportunidad de conocer productos o descubrimientos sin la presión de mercadeo, exceso de palabras ni pérdida de tiempo se disfruta la experiencia, y eso es lo que se busca al reunir a tantos fanáticos y expertos de la gastronomía.

Y aunque siempre existirán conflictos de opiniones, quienes organizan estos eventos pueden aprender de sus errores y mejorar sus puntos positivos, pues siempre puede encontrarse un factor de equilibrio en el que el contenido de calidad resalte y lo complementario cumpla esa función, y no al revés.