Blog

Casa Isabel-PeladillasdeValencia

Peladillas de Valencia para una dulce Navidad

Publicado el

En Valencia, disfrutar de una paella en cualquier arrocería o restaurante de la Malvarrosa es toda una experiencia. Acercarse a primera línea de playa y deleitarse con una comida llena de tradición y sabor es todo un privilegio, pues en cada cucharada se ingiere el cariño, el buen hacer y las raíces de las que esta tierra hace gala.

En Navidad el disfrute se multiplica pues los artesanos nos deleitan con dulces propios de estas fechas. Las peladillas de Valencia son uno de estos dulces que se hacen imprescindibles para cerrar cualquier celebración. Así, junto a una copa de cava, se convierten en la guinda de los encuentros familiares alrededor de la mesa.

Este dulce navideño, que consiste en almendras confitadas, está presente en nuestra gastronomía desde hace 134 años. Fue en 1881 cuando el matrimonio Jarrín- Murgui se instaló en el pueblo valenciano de Casinos y comenzó a elaborar de forma artesanal peladillas y turrones. Gracias a este matrimonio surgió la industria peladillera que ha hecho famoso a este pueblo. Hoy en día, la herencia de los Jarrín- Murgui se respira en las 7 casas de maestros artesanos que elaboran las peladillas que nos acompañan en Navidad.

Se continúan produciendo las peladillas tradicionales, como son las garrapiñadas o las de chocolate, pero también se innova pintando el blanco níveo de atractivos colores o utilizando chocolate blanco en su elaboración. Otra nueva variación son las llamadas peladillas roñosas, que están teñidas de color rojo y saben a fresa. También existen peladillas en las que, en lugar de almendras, se utilizan nueces o piñones.

Opciones muy variadas que permitirán a todos disfrutar de un dulce que no solo es un placer para el paladar, sino también lo es para el alma, pues en cada una de las peladillas de Valencia se reúne el buen hacer de cada artesano y el amor a la tierra y la tradición.

Imagen

Deja una respuesta